La gris Armadura

A veces, la noche se disfraza de silencios indemnes a los tiempos y maneras, se pega por momentos al costado y te redime de los sentimientos; dejando la mirada blanca y limpia. Te cubres con el halo de la risa y sales a lucir toda tu mueca.
La élite de nuevo se engalana y admite tu sonrisa por respuesta; delimitando el juego de la vida. Sales a caballo desbocado, cabalgas las llanuras y las mieles, ronronea tu gato a cuatro vientos; el cielo engalana tu casa. Se relame la luz de tus pupilas, se agranda el corazón te regocija!, el alma se derrama de ilusiones bramando a la llamada de la dicha. Se rompe por una vez el desconsuelo, te sientes al alza en la rutina desmedida. (más…)

Las manos

Ellas, la manifestación tenue de la sensibilidad y de la fuerza, amigas eminentes del saludo, que dejan un desliz en la caricia; las manos, las mismas que en algunas ocasiones, con el arado fuerte de los besos arrebataron síndromes, en el ardid de noches de silencio. (más…)

Seguro llega la noche…

Hola!

Queridos lectores, en esta ocasión voy a subir un poema recitado, “Seguro llega la noche” espero que os guste; pertenece al poemario “Sombras de improviso”, se trata del último trabajo del autor que será publicado seguramente el año próximo. Seguro llega la noche, pertenece a la época más solitaria del autor, y también de menor riqueza productiva aunque os aseguro que es uno de sus poemas preferidos. Bueno aquí os dejo el vídeo espero lo disfrutéis.

Un saludos

 

Marcio Dantás

Una noche más al desengaño…

La noche, inquieta noche de lúgubres sensaciones, de miedos que asolan las almas. La noche, ese momento en que las hadas nos deleitan con sus libidinosas canciones, cuando los sueños asolan; la noche. Las almas desmedidas de sensaciones rotas se encabalgan a la poca muerte, recorren las estepas de los cuatro jinetes y se despliegan a romperse de silencios. El grito; el grito helado de sus almas rotas, se extiende al ir y venir de cuatro vientos; se respaldan de mil desilusiones que vienen a tildar en su lamento. (más…)

Ausente Rosa…

Ausente…
Sigue, en la noche ausente de la risa,
me evoca los momentos más postreros
nutriéndose de voces de silencio;
me viene a revertir
la noche misma.
(más…)