Algo sobre mí

¡Hola! mi nombre es José Cruz. Aprendiz de escritor, madrileño de nacimiento aunque hijo adoptivo de la iluminada Valencia. En mis varios lustros de andadura recorrí los caminos del arte en diversas ocasiones. Todo comenzaba allá por el 75 cuando con un grupo de amigos, formábamos la primera banda musical, donde las canciones brotaban de nuestra necesidad de expresar lo que no podíamos decir en una conversación normal. De allí, a la trova callejera con connotaciones políticas, hasta venir a caer en los brazos de ese sentimiento que nos trasforma y que llamamos amor.

Las ácidas letras de mis canciones protesta se tornaban en versos dulces que dejaban la guitarra atrás, para plasmarse en el aromático papel de las cartas de amor. Después del calor; el frío desamor enhebraba la sátira rastrera a modo de triste venganza. Con los años la musa música crecía cual yedra en mi fachada llenando los huecos del quebranto al piano de una amarga soledad. El quebranto se hizo en mí, y con él, los dos en uno, convirtiendo en mi enemigo cualquier atalaya que no huyera de mí mismo. Escultura, pintura que pasaban de largo por mi vida. Fotografía, soledad inerte de ternuras invadidas por el miedo. Después de muchas vueltas en el tiovivo de mi vida, resurgía la poesía y con ella, la posibilidad de abrir la ventana pública a mis cosas.

El espacio de Jose, mostraba en un blog anónimo todos aquellos sentimientos, que desgarraban el alma a mis lectores. Ya por aquella época rondaba en mi cabeza el primer libro, “La sombra de Elías”, idea que solo llegaba al capítulo nueve de una historia muy triste, tanto, que me parecía cruel seguir con ella.

El tiempo fue devolviéndome la risa poco a poco; mis hijos, mis nietos, familiares y nuevos amigos me volvían literalmente a la vida. En ese tiempo llegaba ella, la musa de cada uno de mis pensamientos y con ella a mi lado, el torrente creativo de mi corazón se puso de nuevo en marcha.

En la actualidad estoy con tres proyectos literarios a la vez: Psicosis WhatsApp, libro que está en edición y a punto de salir a la venta; “Diario do mato”, libro que estoy escribiendo donde reflejo mi natural paso por aquel embrollo que llamaron transición; y una caricia al viento que denomino “Sombras de improviso”, donde estoy catalogando los poemas que fueron esbozando mis deseos y frustraciones, alegrías y tristezas, evocos y lamentos de toda una vida.

¡Por cierto!, treinta años después, los Reyes Magos volverán a llenar el calcetín de mi chimenea con una máquina de fotos, con la que junto a mi musa y postergo literario llevaré mis luces a alumbrar el camino de mi vida.

Si eres de aquell@s que todo se cuestionan, que no se conforman con la historia que escriben los vencedores y tiene en mente, que una mano negra nos limita y dirige las cuerdas que inciden en nuestros movimientos, tú; eres de l@s mí@s.