Ausente…
Sigue, en la noche ausente de la risa,
me evoca los momentos más postreros
nutriéndose de voces de silencio;
me viene a revertir
la noche misma.
Ausente…
ausente sí, sobremanera,
inerte sensación
enarbolada de sienes vehementemente blancas.
Aurora…
reflejo de una noche desmedida,
de rotos, de maneras,
tan lúgubres
como una novia de mentiras,
atrapada en un tiempo
que argumenta cruel; su mirada perdida.
Blanca luz,
al eco de mil fuegos
en su juventud,
que dejan el revuelo
de la pulcritud,
en un rincón, tan solo como  el mío.
Aromas…
de la albahaca del silencio,
apócope de sinos en el tiempo
reitera de lamentos su estrategia,
y se pierde entre las ondas de la brisa.
Amiga…
te reto a que te sientas de la vida,
que crezcas como se levanta el viento,
que sigas en tu prisa; piel con piel.
Amiga…
te invito a que sientas el momento,
y que te sumes a este sentimiento
que crezcas en la latitud perdida.
Ausente…
Aurora, de vida.
Acaso se pintó de muerte el velo
dejando de su sueño un caramelo
De Rosa, de Rosa…
Hermana!
en esta sensación que quedo preso
se cierne el silencio y te recuerdo
hermana;
Rosa…
A %d blogueros les gusta esto: