Seguro llega la noche, seguro llega.
La luna se va acercando
en el cenit ciega.
Se encienden todas la luces
mientras juegan las estrellas
que iluminan el quebranto con tenebrosas tinieblas.
Seguro llega la noche, seguro llega.
Se viste de mil reproches,
seguro llega la noche; se viste de ella.
La sinrazón,
el hastío, el desliz, el sin sentido,
la tenue desilusión.
Seguro llega la noche, seguro llega.
Tan seguro como el sol
ha de iluminar mañana
los montes y las veredas;
el alma de la ilusión, los hechos y las maneras.
Al uso;
disfrazado de un intruso
que vive clamando al sol,
se dislocan mil amores
en discreta distensión; moldeado en un preludio
de literatura y canción.

 

A %d blogueros les gusta esto: