Sangre roja esparramada entre la gente de un pueblo

que se empeña en no ver rojo

cuando le hierve por dentro.

Sangre de gentes que lloran insolidarias maneras

anhelos que en su zozobra

se hunden ante la espera.

Vueltas de la misma tuerca.

Crisis, detrás de otra crisis

sueños en perspectiva

de esta autopista sin meta.

¡Sangre de gente de España!

Desátate ya las manos

para que la sangre corra, agrande los corazones

purificando las almas

de sus células carnales.

Sangre de mil sangres hija

sangre que fuera victoria o derrota

sangre que pereció limpia

y no dejó de ser roja.

A %d blogueros les gusta esto: