En mi tierra hay un arado

que es de escarcha,

que cava surcos de amor

y montes que son distancia.

En mi tierra hay un arroyo

que nace en el mismo cielo,

en su cauce lleva al sol

y desemboca en el sueño.

En mi tierra un labrador

quiere encauzar ese arroyo,

con el arado romper

montañas, surcos, madroños…

Hacer un camino recto

sin distancias ni fronteras

para unir amor y sueño,

para atar cielo a tinieblas.

En mi tierra hay una estrella

que desde todas se ve,

esa estrella es paraíso

si la encuentras…

búscame.

A %d blogueros les gusta esto: